Ventajas fiscales para empresas de reducida dimensión

La legislación actual permite a las empresas y autónomos con una cifra de negocios reducida disfrutar de diferentes ventajas, fundamentalmente ligadas al diferimiento de impuestos.

fiscal help

¿Qué negocios pueden beneficiarse del régimen especial de empresas de reducida dimensión?

El régimen especial de empresas de reducida dimensión se aplica tanto en al IRPF como al Impuesto sobre sociedades. Como primer condicionante debe tratarse de actividades económicas que la cifra de negocio sea menor a 10 millones de euros, en el ejercicio anterior al que se aplica.

En el caso de autónomos las actividades deben estar dadas de alta en estimación directa.

¿Qué tipos de incentivos fiscales son ?

1. Libertad de amortización
  1. La libertad de amortización permite deducir fiscalmente la amortización de elementos nuevos del inmovilizado material e inversiones inmobiliarias, incluso si el gasto no ha sido contabilizado. Para disfrutar de este tipo de amortizaciones, las empresas deben cumplir determinados requisitos, como es el de haber incrementado su plantilla durante los 24 meses anteriores a la fecha del inicio del período impositivo en que los bienes adquiridos entren en funcionamiento. También deben mantener los puestos de trabajo creados en los 24 meses siguientes. Si se dejara de cumplir los requisitos, habría que devolver el importe deducido, con los intereses correspondientes.  La cuantía deducible permite amortizar hasta el límite de 120.000 € por cada puesto de trabajo creado.
2. Amortización acelerada
  1. En el caso de inversión sin crear empleo, los elementos del inmovilizado material y de las inversiones inmobiliarias gozan de otro incentivo, la amortización acelerada. Se podrán amortizar en función de un coeficiente que será el doble del coeficiente máximo según tablas. A diferencia de la libertad de amortización, el beneficio de la amortización acelerada también se puede disfrutar respecto a la amortización de activos intangibles.Además, en este caso, tampoco será necesaria la previa contabilización de la amortización en la misma cuantía que se amortiza fiscalmente. Es otra excepción al principio de inscripción contable.
3.Reserva de nivelación
  1. En los ejercicios con bases imponibles positivas, se podrá minorar la base imponible en un 10%. Si, en los 5 años siguientes, la entidad de reducida dimensión tiene bases imponibles negativas, lo no declarado por la reserva de nivelación reducirá el importe negativo de la base. El importe que no haya reducido alguna base imponible negativa, pasados los cinco años, incrementará la base pasado ese plazo. Así, lo que se consigue es diferir el pago de una parte del impuesto durante un lustro.Para poder disfrutar de este beneficio, una parte del resultado del ejercicio deberá destinarse a dotar una reserva indisponible. El importe de la reserva deberá ser igual a la cantidad en la que se ha minorado la base imponible. Deberá permanecer indisponible hasta que las cantidades que redujeron la base imponible vuelvan a sumarse a la base imponible.
4.Pérdidas por deterioro de créditos por posibles insolvencias de deudores
  • Los criterios generales permiten deducir las pérdidas por deterioro por posibles insolvencias en casos determinados. Las empresas de reducida dimensión, más allá de las pérdidas individualmente reconocidas conforme a esas reglas generales, pueden deducir hasta un 1% del saldo de deudores a final del ejercicio. Ese límite del 1% se considera sobre el total de deudores menos los reconocidos individualmente y los deudores que no tengan carácter de deducibles. Pero dichas deudas deben cumplir con ciertas condiciones como que al cierre del cierre del ejercicio haya pasado más de seis meses desde su vencimiento, o que el deudor esté declarado judicialmente en situación de concurso, por no poder cumplir regularmente con las obligaciones que le son exigibles.

Otros beneficios fiscales también aplicables al resto de empresas

El tipo de gravamen general de empresas ha pasado a ser de un 25%, igual que el tipo del que disfrutaban las empresas de reducida dimensión para sus primeros 300.000 euros de base imponible.

La libertad de amortización para inversiones con un valor unitario de menos de 601,01 € hasta un límite de 12.020,24 € por período impositivo ha sido extendida pero con cambios. En el caso de las empresas de reducida dimensión se pueden amortizar bienes de escaso valor libremente hasta 25.000 €, pero sólo se aplica a inversiones de menos de 300 euros, frente a los 601,01 € anteriores. Y, como decimos, esta opción de libre amortización se ha generalizado para todas las empresas.

Los incentivos por reinversión , para los contribuyentes del IRPF (no del impuesto de sociedades) a los que sea de aplicación el régimen de empresas de reducida dimensión, se aplica una deducción por reinvertir los rendimientos obtenidos en elementos nuevos del inmovilizado material o inversiones inmobiliarias afectos a actividades económicas desarrolladas por el contribuyente. Se deberá reinvertir una cantidad equivalente a la base liquidable general positiva del período impositivo que corresponda a los rendimientos. Esa cuantía no puede entenderse reinvertida en más de un elemento. El porcentaje de deducción será, en términos generales, de un 5% de lo reinvertido.

COMPARTIR/CONTENIDO RELACIONADO:

No se admiten más comentarios